Los líderes emplazan al Eurogrupo a cerrar las diferencias sobre la financiación del presupuesto del euro

Resultado de imagen de Los líderes emplazan al Eurogrupo a cerrar las diferencias sobre la financiación del presupuesto del euro

Los líderes de la Unión Europea han emplazado este viernes a sus ministros de Finanzas a resolver pronto y «como una prioridad» sus diferencias sobre las fuentes de financiación del presupuesto para apoyar la convergencia y la competitividad de la eurozona, el principal elemento de este instrumento de los que todavía dividen a las capitales de la moneda única.

Los jefes de Estado y de Gobierno han celebrado el acuerdo alcanzado el pasado jueves en el seno del Eurogrupo sobre las características principales de esta herramienta presupuestaria que estará destinada a apoyar la adopción de reformas estructurales y a impulsar inversiones.

El texto pactado este viernes, no obstante, insta a sus ministros de Economía a «seguir trabajando» en todos los elementos que conforman la reforma de la arquitectura de la zona euro en la que llevan trabajando desde hace varios años.

El texto pone el foco en dos puntos de dicha reforma: el refuerzo de las competencias del fondo europeo de rescate (el Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE) y el presupuesto del euro. Sobre este segundo punto, los líderes piden a sus ministros que utilicen los próximos meses para abordar las «cuestiones pendientes» y, en especial, su financiación.

«Pedimos al Eurogrupo que nos informe pronto sobre las soluciones adecuadas para la financiación. Estos elementos deben acordarse como una prioridad para establecer el tamaño del presupuesto de la eurozona en el contexto del siguiente presupuesto plurianual de la UE», reza el documento.

Los ministros de Finanzas fueron incapaces de lograr un acuerdo sobre esta cuestión porque se encuentran divididos en dos bloques. Algunos países, como Países Bajos o los nórdicos, prefieren que este instrumento se enmarque únicamente dentro del presupuesto general de la UE, mientras que otros como Francia o Alemania abogan por que las capitales del euro puedan añadir contribuciones nacionales.

España está abierta a sumarse a esta segunda idea siempre que el presupuesto de la zona euro cumpla una serie de características, como que tenga una función de estabilización en momentos de crisis, que no cita el documento acordado este viernes.

En relación a los nuevos poderes del MEDE, que una vez completada su reforma actuará como solución de emergencia en caso de quiebras bancarias y dará líneas de crédito preventivas a países en dificultades a cambio de una cierta condicionalidad, los líderes confían en que sus ministros acaben todos los detalles para diciembre de este año.

El texto, por último, remarca la necesidad de continuar el trabajo técnico para seguir fortaleciendo la Unión Bancaria, pero no hay ninguna referencia explícita al fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.