Los analistas esperan una corrección en las Bolsas por la reducción del volumen

http://www.finanzas.com/archivos/201509/ibex-elecciones-catalanas--644x362.jpg

El mercado sigue estando «muy bien soportado», con el garante de los bancos centrales, pero esta semana se espera un aumento de la volatilidad y alguna corrección inevitable, con la llegada del verano y la consecuente bajada en el volumen negociado, según los analistas.

«El verano ha comenzado y eso significa volúmenes a la baja, así que debemos estar preparados para una corrección sin asustarnos», señala el equipo de análisis de Bankinter en su informe ‘Estrategia de inversión semanal’.

En los próximos días, los ‘tuits’ de Trump, la tensión con Irán, la reunión del G-20 y el menor volumen serán los principales factores que alterarán las bolsas, mientras que los indicadores macroeconómicos tendrán impacto neutral.

Tanto la macro europea (IFO, este lunes, e IPC, el viernes), como la americana (confianza del consumidor, el martes; duraderos, el miércoles; y PIB revisado, el jueves) no serán «ni muy buenas ni muy malas», advierten los analistas.

Por ello, «salvo un susto con Irán», el mercado dirigirá su atención al el G-20 del viernes y sábado. Y, sobre todo, al tono de los ‘tuits’ de Donald Trump con respecto a su reunión con el presidente chino Xi Jiping.

«Si son dulces las bolsas avanzarán algo más. No tanto los bonos, que deberían descansar tras el reciente sprint. Si son amargos serán la excusa perfecta para realizar beneficios y favorecer la liquidez», explican desde Bankinter.

Por otro lado, los analistas subrayan el nuevo máximo histórico del S&P500 el jueves pasado (2.954,2 puntos), gracias a la Fed y a pesar de las tensiones con Irán, y los indicios de debilitamiento de la economía americana.

«La solidez del fondo del ciclo importa más que los obstáculos y las incertidumbres; más que las dudas sobre los niveles alcanzados, tanto por las bolsas como por los bonos», destaca el informe.

BONOS: «LOS BANCOS CENTRALES PROMETEN MEDIDAS»

Entre las declaraciones de Draghi en Sintra, manifestando estar preparados para tomar medidas, y la reunión de la Fed, con afirmaciones similares, los bonos marcaron nuevamente mínimos históricos la pasada semana.

La rentabilidad del bund alemán marcó el -0,32% (aunque cerré el viernes al -0,28%), el bono español tocó el 0,38% (cerrando el viernes al 0,44%) y el italiano se deslizó 17 puntos básicos, hasta 2,15%.

Esta semana será inicialmente de una mayor tranquilidad con todas las miradas puestas en la cumbre del G-20 en Osaka los próximos días 28 y 29. Rango estimado para la TIR del bund semanal del -0,20%/-0,30%.

DIVISAS: «DÓLAR DÉBIL TRAS LA FED»

En el euro-dólar, la semana pasada la Fed preparó el camino para un próximo recorte de tipos lo que trajo debilidad al dólar. Esta tendencia se mantendrá esta semana, según los analistas de Bankinter. Rango estimado semanal: 1,13/1,145.

En el cruce euro-yen, una posible intervención del Banco de Japón y un acercamiento entre EE.UU. y China en el G-20 deberían relajar esta semana la presión sobre el yen. Rango estimado semanal: 122,0/123,5.

En cuanto al euro-libra, los analistas esperan que la libra siga esta semana en un rango lateral, si bien la publicación de la confianza del consumidor y el PIB del primer trimestre, ambos el viernes, podrían afectar a la cotización en caso de haber sorpresas. Rango estimado semanal: 0,883/0,892.

CAMBIA LA ESTRATEGIA DE INVERSIÓN RECOMENDADA

Para los inversores, los expertos de la entidad financiera han variado su estrategia semanal respecto a la semana anterior.

Según área geográfica del activo, recomiendan vender o infraponderar en Reino Unido y bolsas emergentes (menos Brasil e India); no hacer cambios en el mercado japonés ni en España y en la zona euro, selectivamente; y comprar en EE.UU., en Brasil y en India.

Por tipo de activo, las indicaciones son: vender bonos soberanos, corporativos y ‘high yield’ en Europa, bonos en Japón y bonos corporativos en EE.UU.; mantenerse neutral en inmuebles, bonos ‘high yield’ en Estados Unidos, y, como novedad, en bonos soberanos de Europa; y sobreponderar o comprar en bolsas y bonos soberanos en EE.UU.

Por último, según sectores, la estrategia indica vender en semiconductures/hardware, ‘retailers’, media y automoción, petróleo, concesiones, consumo básico y bancos; no hacer cambios en telecomunicaciones, hoteles, aerolíneas, seguros, inmobiliario, farma/salud, construcción e industriales; y comprar en consumo cíclico (especialmente lujo), renovables, ‘software’/’web services’, construcción, ‘utilities’, infraestructuras y químicas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.