Bonos verdes, inversiones en el medio ambiente

https://static1.squarespace.com/static/56c20f7cd51cd440f4c1f656/56e1bbb7e707eb89cec9040f/5b1ad4df0e2e7242ed8113c1/1528873467348/planeta.jpg?format=2500w

¿Te gustaría poner un granito de arena para salvar al planeta y además obtener ganancias? En México es posible hacer inversiones y pedir préstamos que sean específicamente para proyectos verdes o ecológicos, con el objetivo de procurar la conservación y protección al medio ambiente y también lograr una adecuada calidad de vida.

México es uno de los países que firmó el Acuerdo de París, que incluye una Agenda para el 2030 para reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático y además, se sumó a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); por lo tanto, necesita financiar grandes proyectos para cumplir con esas metas. En ese contexto, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) presentó el instrumento “Bono Verde”  para confirmar su compromiso con el desarrollo de una economía sustentable y sostenible.

¿Qué es un Bono Verde?

Para empezar, debemos decir que, un bono es un instrumento de renta fija y también se le denomina como un instrumento de deuda, porque es dinero que prestamos a una empresa pública o privada para que pueda financiar nuevas inversiones, renovar las que ya tiene, entre otras. El bono se caracteriza porque al momento de comprarlo se conoce exactamente la rentabilidad que se va a obtener.

Para saber más, te recomendamos leer: ¿Cómo invertir en la bolsa de valores?

En consecuencia, el Bono Verde es un instrumento mediante el cual se obtienen recursos para financiar o refinanciar parcial o totalmente proyectos que sean elegibles como “verdes”.

Un proyecto elegible como verde es aquel que genera beneficios ambientales claros y específicos, los cuales deben ser descritos y estimados detalladamente. Su objetivo más importante es la reducción de emisiones en ciertas áreas.

Para que sea financiado debe corresponder a alguna de las siguientes áreas

  • Energía renovable: solar eólica, geotérmica, hidroeléctrica, mareomotriz.
  • Eficiencia energética: en industria para mejoras tecnológicas, procesos y equipos; construcción sustentable.
  • Trasporte limpio: vehículos eléctricos transporte ferroviario, metro, metrobús (BRT, por sus siglas en inglés).
  • Agua y adaptación: manejo eficiente de agua, potabilización, infraestructura hídrica, restauración de hábitat.
  • Residuos y metano: manejo de desechos tratamiento de aguas residuales, captura y reciclaje.
  • Agricultura: cadena de suministros de alimentos, biocombustibles, forestación, madera y papel.
  • TI y banda ancha: tecnología en comunicación e información.

Procesos de evaluación y selección de proyectos

Con el fin de garantizar que el financiamiento de un bono sea destinado a proyectos ecológicos, los emisores deben cumplir con los siguientes requisitos y procesos que proporcionen transparencia de su función:

1.     Uso de ingresos. El emisor debe destinar el uso de los ingresos del bono hacia proyectos verdes, mostrando de forma clara los beneficios al medio ambiente que se pueden alcanzar.

2.    Procesos de selección de proyectos. El emisor entrar en un proceso de selección y el que se determina su elegibilidad como inversión verde. De ser posible, el emisor puede establecer objetivos de impacto, así como definir impactos directos e indirectos.

3.    Administración de los recursos. Los recursos provenientes de los bonos verdes deben ser colocados de manera separada, monitoreados por el emisor y certificados por procesos internos ligados a las operaciones del emisor. El proceso de monitoreo debe ser claro y disponible al público.

4.     Reportes. Los emisores deberán generar reportes anuales, durante la vida del bono, el uso y aplicación de los recursos provenientes de la emisión con el monto para financiar el proyecto, detallando los proyectos específicos temporales no asignados a la fecha y los resultados de los beneficios ambientales, utilizando indicadores cualitativos y cuantitativos.

Aspectos fundamentales que debes conocer de los Bonos verdes

Por otra parte, de acuerdo con la Bolsa de Valores, existen otros puntos a considerar para emitir un Bono Verde:

  • Tipo de emisor: cualquier entidad gubernamental o privada que cumpla con la certificación para ser un emisor de Bonos Verdes.
  • Etapa del proyecto: se pueden emitir Bonos Verdes para nuevos proyectos o ya existentes, al igual que para procesos de refinanciamiento.
  • Carteras de crédito: las carteras de crédito que estén enfocadas a actividades verdes pueden fondearse a través de Bonos Verdes, es decir, la banca de desarrollo, bancas comerciales, y otras cartas de activos verdes pueden ser financiados por Bonos Verdes.
  • Certificación: quizás esta es la parte más compleja, ya que para ser considerado como Bono Verde, se debe contar con una certificación u opinión que acredite que el uso de los recursos estará ligado a los sectores elegibles previamente descritos.

Un calificador certificado acreditará los cuatro procesos descritos en el apartado anterior. Luego esta opinión se incorpora dentro de la documentación legal de la emisión al momento de su inscripción. Los reportes anuales también deberán contar con una opinión emitida por un tercero independiente sobre la validez de los datos y estimaciones reveladas.

Algunos de los terceros que pueden emitir su opinión son empresas reconocidas como: PWC, Deloitte, Cicero, DNV, Bureau

Bonos verdes en México

El primer bono verde que se emitió en México fue el Bono lanzado por Nafin en 2015, por 500 millones de dólares, para financiar la energía eólica. El plazo fue de cinco años y un rendimiento al vencer de 3.41%.

A su vez, en los últimos años el gobier de la Ciudad de México han emitido bonos para el manejo del agua, mejoras en el alumbrado público, ampliar y mejorar el Metrobús y el Sistema de Transporte Colectivo Metro

En conclusión, tú también puedes participar en la conservación del medio ambiente, impulsar nuevas áreas de negocios y obtener rendimientos. Sin embargo, aún hacen falta muchísimos más bonos que, por ejemplo, ayuden a implementar más transporte público límpio en todo el país, ya que como veíamos en otro artículo, la contaminación en los centos urbanos, como la Ciudad de México, es producida en un 60% por vehículos automotrices. Esa sería una buena inversión, ¿cierto? ¿Estarías dispuesto a invertir en estos Bonos? ¿En qué otros proyectos te gustaría invertir?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.